sábado, 12 de enero de 2008

VACIOS




Siglos bajo el agua cero
húmedos hasta las costillas
han calado su identidad.

Misericordia dicen,
a la estirpe que le sobran alas
inmortales se adivinan
y convencen a sus súbditos
necesitados de heno en sus cabezas.

Es el sustento de sus días
los vacíos nunca fueron acogedores.

18 comentarios:

Matilde Selva dijo...

No, no son acogedores los vacíos, por eso a veces preferimos los sentimientos tristes aunque nos hagan sufrir.
Enigmático y poderoso tu poema, Sandra.

Abrazos

Trini dijo...

Nunca fueron acogedores los vacíos del alma. Son agujeros negros y helados.

Un abrazo

El Secretario dijo...

Hola Sandra.

Ese mismo verso final que señalan Matilde y Trini, es el que me ha impactado.

Hermético, por lo demás, pero lleno de fuerza incógnita.

Abrazo con Luz.

Chechu Arroyo dijo...

Los vacíos ¿qué tendrán? Rechazamos su sombra y siguen visitándonos. Les volvemos la espalda y nos dan su cara. A veces me pregunto el motivo por el cual, esos vacíos, hacen que nuestra pluma corra mas certera sobre el papel...
Besos.

Versos complicados dijo...

Grande, hermosa y poetisa de primera.

Un gusto leerte mi niña querida.

Besos,
Migdalia

kebrantaversos dijo...

GUAPISIMA
QUE PEDAZO DE POEMAS
UN ABRAZOTE
el kebran

Manual de Antrología dijo...

enigmático como dicen, provocador también, ya que nos hace pensar en los vacíos propios. un beso

en tierra de nadie dijo...

Yo también me abrazo a ese último verso. Y suscribo los comentarios anteriores. Tal vez son esos vacíos los que nos hacen salir de nosotros mismos, buscar rincones más acogedores, derramarnos en versos, escribir en los blogs, querer encontrarnos los unos a los otros.

Muy bueno, Sandra.

bss

ETDN

Sandra Garrido dijo...

Matilde, Trini, Secretario,Chechu,Migdalia, Kebran, Antróogos, ETDN,
Gracias por rellenar de cariño esos vacíos.

Hay personas tan vacías, que no creo sea vuestro caso, que se siguen a cualquier loco, con cualquier doctrina, que se aferran a mentiras que a la larga...les dejarán más vacío aún el espíritu.

Un abrazo

amalgama dijo...

certero y abundante de significados a pesar de su extensión, gracias por tu visita y por enlazarme, como viste soy nuevo y espero seguir por mucho tiempo alimentandome de lo mucho bueno que hay por aqui, si no te importa me gustaría aconsejar tu blog

Sandra Garrido dijo...

IMPORTARME?

Al revés,. los blogs se nueven gracias a interrelacionarnos, al fin y al cabo el fin de publicar aquí es poder compartir inquietudes.
Seguramente el crecimiento será mutuo.
un abrazo buena semana

Rafa León dijo...

"Los vacíos nunca fueron acogedores" -a mí también me ha impactado este verso-, pero una vez que se hacen que difícil resulta llenarlos.

Un abrazo

Sandra Garrido dijo...

Aunque dificil, Rafa, nunca imposible, sólo es cuestión de querer y comenzar de nuevo.

Un beso u dos

María Narro dijo...

no, los vacíos nunca fueron acogedores... por eso existen los diseñadores de interiores ;)

Café con Agua dijo...

Tus vacíos son alentadores y aunque no lo parezcan, están tan rebosantes que inundan tus letras de poesía... tan brillante como siempre Sandra.

Besos y Estrellas
Fdo. Café

Maribel Sánchez dijo...

Fijate que a mi este poema me da por pensar en la religión, en sectas, en mentiras que llevan al vacío, en convencimientos para llevar a la multitud a su terreno... me da por pensar en tantas cosas de este tipo que casi me pongo de mal humor.

Genial Sandreta. Besazos

Sibyla dijo...

Sandra, como siempre tu poesía
es impactante y a la vez enigmática.

Los vacíos siempre carecen de
lo necesario para encontrar refugio.

Besitos artista:)

Sandra Garrido dijo...

María, jajajja, que me has hecho soltar la carcajada, podríamos recomendarles unos barrocos a estas personas.

Café...Esos son tus ojos, que saben mirar con calma, y encuentran aliento, gracias por traerlos hasta aquí..os sigo de cerca.

Maribel, que metiste el dedo en la llaga, por ahí van los tiros, llamémoslo iglesia, secta, religión, algo donde aferrarse y encontrar refugio.Pero además me cabran los que engañan.

Sibyla, suelo buscar más el ipacto y contundencia que la belleza en las palabras, tal vez a veces sea yo demasiado tajante como mis poemas.....eso me suele perder...un besazo.


Un abrazo fuerte os llegue a las cuatro...