miércoles, 19 de marzo de 2008

LA PALABRA TEME

Muchas veces el escritor, el poeta, el ser humano, tiene bajonesno está satisfecho con lo que hace, se infravalora y subestima su trabajo, yo al menos siempre he tenido cierta tendencia a la autoexigencia e incluso en ocasiones somos capaces del autocastigo. Amarse a uno mismo y amar lo que hace tiene que ser un deber, sin llegar a la prepotencia y desde la humildad hay que tener una buena autoestima, siempre que es así se es más libre e incluso se nota en las realciones con los demás.

Ahora mismo estoy leyendo , entre otras cosas, a Constantino Kavafis, y me gustó mucho el doble mensaje del poema que comparto a continuación, que además me lleva a una época en la que me exigía tanto y en la que quería perfeccionar tanto que las palbras en mi poesía no fluían. Los bloqueos mentales muchas veces los provocamos nosotros mismos, levantamos los muros, nos encerramos, y derribarlos no es fácil. Así se crece, así se aprende, ... de los libros y sobretodo de la vida.

S.G




EL PRIMER PELDAÑO


El joven poeta Eumenes
se lamentó un día a Teócrito:
"Llevo escribiendo dos años
y sólo he compuesto un idilio.
Mi simple obra completa.
Veo, con tristeza, que alta,
extremadamente alta, es la escalera de la Poesía;
y que hallándome ahora en el primer peldaño
nunca alcanzaré otro más alto".
A lo que Teócrito replicó: "Palabras como éstas
son impropias, blasfemas.
Feliz y orgullosos deberías sentirte
de estar en el primer peldaño.
Haber llegado hasta ahí no es ningún pequeño logro:
lo que acabas de hacer es algo maravilloso.
Incluso ese primer peldaño
es un largo camino sobre el mundo ordinario.
Para estar en ese peldaño
has de ser por derecho propio,
de la ciudad de las ideas, miembro.
Y no es nada fácil, sino algo inusual
obtener la ciudadanía de esa ciudad.
Sus consejos están llenos de legisladores
a los que ningún charlatán puede engañar.
Haber llegado hasta ahí no es ningún pequeño logro:
lo que acabas de hacer es algo maravilloso".


Costantino Kavafis


Ahora os dejo el intento poético que escribí hace ya más de un año,metapoesía, por así llamarla, cuando estaba estudiando técnicas, versificación y demás recursos lingüisticos. La verdad es que bloquea bastante pues te das cuenta de tus errores y muchas veces de una verborrea inconrolada. Ahora ya, a estas alturas, paso de reglas, aunque siempre quedan influencias.


LA PALABRA TEME

Me ha vencido el miedo.
Consciente de este canto atrincherado
-no pelea mi voz-.

La palabra busca estrategias,
lucha contra sus pautas.
Echo de menos aquella ignorancia
donde la palabra fluía…;
hoy temerosa.

No encuentra grito,
                    ni murmullo
                    ni gorjeo,
un garabato tan sólo
donde se destiñe…

Sandra Garrido



10 comentarios:

TOROSALVAJE dijo...

Estoy de acuerdo en todo lo que dices, y los dos poemas, repito, los dos, el tuyo también son hermosos.

Gracias por hacer un post así.

Besos.

El éxodo dijo...

Kavafis... Maravilloso.

Pienso que es bueno conocer las reglas y, en ocasiones, someterse a ellas, para contener un poco el aluvión de sentimientos que suele desbordar al poeta. Pero, sobre todo, es bueno, para romperlas, para recrearlas y, tras esto, volverlas a romper. La poesía es una búsqueda constante y, sin ese ejercicio que, realmente es ajeno a la lírica, estaríamos perdidos -aunque con él también lo estemos.

Besos, amiga.

Daniel dijo...

Gracias Sandra por dejar llegar tu luz a mi poema.Es muy cierto lo dicho.Aunque creo que todos en el lado oscuro del corazon sabemos que no sabemos lo tan bello que seria sentirnos por solo un ratito tocar el primer peldaño.
Muy bueno tu escrito en verdad...
Un abrazo grande
Dani

Trini dijo...

Muchos "matarían" por llegar solamente a ese primer escalón:):)

Es cierto que, cuanto más tiempo pasa de que escribimos, más nos exigimos y a veces nos bloqueamos y no vemos belleza en lo que componemos y, no porque no la tenga, sino porque nos hemos hecho criticos de nosotros mismos. Metemos el miedo a la palabra y ésta deja de florecer por temor a que la rechacemos.
A veces he escrito un poema o un texto que para mí no valía nada literariamente y, curiosamente ha tenido éxito con el lector. Este hecho me ha desentrado y me ha hecho pensar que, lo importante es escribir y escribir, aunque a nosotros nos parezcan incoherencias. Porque el escribir y crear nos da felicidad y no está la vida como para ir dilapidando motivos...

Besos

lanobil, dijo...

En ti las palabras encuentran cierta armonía en la distancia.
Un saludo

DIONI dijo...

no molestare mucho que es tarde y seguro que estais durmiendo.
un abrazo a todos,
shhhhhhhh

Fernando Sarría. dijo...

lo principal en lo que hagas es que disfrutes... apartir de allí crecerás siempre..besos guapa.

www.minombre.es/manuelrubiales dijo...

Vivir en armonía es construir el mundo en esa misma armonía y, bueno, tampoco es malo ser de vez en cuando un poco vanidoso.

Vino y besos.

Adolfo González dijo...

Muy bien, Sandra. Cavafis es fundamental. Ya había visto ayer ese poema que pusiste en el blog de Kebran.

Y, en cuanto a lo que añades arriba, estoy contigo. El poeta debe ser, ante todo, libre, aunque tanto se diga tantas veces de que todos estamos presos en el cuerpo. La libertad sólo se encuentra dando rienda suelta a los sentidos y sobre todo a la imaginación. El poeta sin imaginación nunca será libre.

Yo también me tengo castigado a mí mismo y esas rachas creo que las hemos pasado todos. Hay días que uno está poeta y otros días está paeto..

Pero antes de atormentarse por las palabras es mejor salir a dar un paseo y saber que volverán, espontáneas, con más acierto.

Un abrazo

Sandra Garrido dijo...

Hola amigos, me agrada que hayáis continuado la tertulia, esa era la intención, hay veces que quien escribe debe plantearse ciertas cosas o no.
Yo estoy con Rafa, "éxodo" Que en la poesía es bueno conocer las reglas, estudiar las técnicas, aunque haya poetas o escritores autodidactas (esto no quiere decir que no hayan estudiado por cuenta propia) la gran mayoria de poetas conocieron las reglas, al igual que los pintores conocen las técnicas, el escultor, el cineasta, ... todos han estudiado una base y de ahí a experimentar.
Nos autoexigimos porque queremos evolucionar, si siempre qu leemos lo escrito hace años nos parece igual que lo de ahora, habrá un estancamiento, y nosotros debemos fluir, modificar, cambiar, como lo hace la vida.
No obstante me quedo con el otro mensaje del poema de Kavafis y cualquier escalón que suba lo tomaré como un logro, es cuestión de ver el vaso medio lleno medio vacio. No me sentiré una fracasada por subir sólo el primer escalón, me sentiré orgullosa de haberlo hecho.

UN abrazo a todos.