martes, 15 de septiembre de 2015

NO IMPORTA EL ENVOLTORIO

Las hojas están acariciando su inminente destino.

Hay que dejar que el curso de la vida continúe
sin forzar el cierre
para que los pestillos no se rompan
y el sólo crujir de la madera
vencerá a su propio peso.


Chema Madoz 

10 comentarios:

Julio Francisco Alcalá dijo...

Pero las almas son de una naturaleza distinta a los árboles.
De un modo de ser más independiente.
Son pasión y deseo impaciente.
Son vida que discute al destino y no lo acaricia.

mailconraul dijo...

También el alma acaricia su inminente destino y el peso de la materia hace crujir sus compartimentos.

P MPilaR dijo...

No pasará otro curso
que aquel por el que luchemos.
Y aun con dolor. Seguro

Besos

Sandra Garrido dijo...

Y tanto Julio que cuesta aceptar hasta nuestras propias decisiones
El poema sólo pretende la simple aceptación
Cuando hay que adaptarse a las mareas.
Además de discutir se puede dialogar.

Sandra Garrido dijo...

Raúl
A veces luchar contra el destino consume energía innecesaria sin embargo tenemos una posibilidad ACEPTACIÓN que apacigua muchas batallas que no nos llevan a ningún lugar.

Sandra Garrido dijo...

Entiendo. Además de la aceptación tenemos la elección y de ahí la lucha. Pero hay aguas que sólo siguen un curso por mucho que nos empeñamos en colocar diques.

Besos maña

lunaroja dijo...

Creo que es nuestro gran desafío no? entregarse, fluir con la vida,aceptar...

me ha encantado la manera en que lo has expresado!

Sandra Garrido dijo...

De algunos Luna, otros ni se lo plantean jajaja. Gracias siempre por estar cerca a pesar de mis idas y venidas

María Socorro Luis dijo...


Inútil rebelarse contra lo inevitable. Las hojas lo saben.

Besos de casiotoño

Sandra Garrido dijo...

Mi Soco querida, mi abrazo de hoja