miércoles, 26 de septiembre de 2007

CARIDAD












En cualquier esquina,

junto a los cartones,

junto a su soledad,

se recuestan las manillas impalpables
en el segundero de una vida fracasada.


- En algún lugar se paró el reloj-


No mendigan sus manos.

La mirada perdida

conversa con el hambre.

Embriagado de cólera

persigue en el aire billetes incoloros

para saciar su sed de amparo.


En el espejo de los invisibles

observa los cercanos despojos,

duermen los zapatos de un ayer muy lejano.

En las largas caminatas,

calles de laureles.


Hoy es nadie ¡ a nadie le importa!

hasta la moneda de humildad

del rostro sin rostro

la recoge la avaricia.


Sólo pide un único respiro; CARIDAD.






Bartolomé Esteban Murillo


6 comentarios:

María Narro dijo...

por desgracia, Sandra, no siempre buscan caridad.
Hay caridad teñida de orgullo. A mí me ha pasado acercarme a alguno y ver mi silla e ignorar mi dinero, o ver a niños pidiendo y en la esquina el padre escondido.

Pero escribes muy bien.

Besos.

Sandra Garrido dijo...

María , tienes toda la razón, hay mucho demente suelto, muchos que sus fracasos le conducen a ese estar sin techo, muchos que se aprovechan del buen corazón de las personas... pero también hay otros muchos que por "circunstancias" no les queda más remedio que taparse con un cartón.
Así de mal repartido está el mundo.

Besos guapa.
Sandra

Maribel Sánchez dijo...

Que injusto es el mundo, unos tanto y otros tan poco, y nadie tiene suficiente.
Estoy de acuerdo con lo que dice Maria, pero a muchas de estas personas en la mirada les ves la vida.

Sandreta!!!! que grande eres mi niña.

Besazos

Daniel O. Requelme dijo...

Rostro sin rostro: Enigmática figura. Duro, fuerte su poema conmueve.

Felicitaciones!


Daniel O. Requelme


www.danielrequelme.com.ar

Sandra Garrido dijo...

Pues sí Maribel, así de mal repartido, yo creo que quien lo repartió se tomo muy al pie de la letra aquello de: el que sirve y reparte se lleva la mejor parte.

Un abrazo

Daniel, me alegro de encontrarte por aquí, espero sigan estas visitas y ambos podamos compartir poesía, pensamiento, palabra y amistad.
Un abrazo
Sandra

Muchas gracias

Raúl Ferreiro Figueroa dijo...

Sandra:

Te dejo mis palabras en relación a este poema que es una excelente observación por tu parte de la pobreza que vemos a diario en las ciudades (y muy bien escrito), y lo hago usando algunos fragmentos de un poema mío inédito:

Inicio:

"El mundo es un mosaico de variedad
......................[perfecta.
Pongamos un ejemplo:
hay lugar para el verde;"

Denuncio:

"Hay un espacio para el negro en
................[una casa blanca."

Concluyo con lo primero que se me ocurre:

Hay un color transparente
en las ciudades opulentas.

.

Un placer haber entrado en tu blog y haberte leído.
Un saludo afectuoso,
Raúl