miércoles, 19 de septiembre de 2007

Me declaro niña buena... qué remedio



















Siempre quise ser una niña mala.
Demasiadas ovejas negras en la familia
para permitirme esa libertad,
aunque mis enredos y tirabuzones
anunciaban un futuro prometedor,
alguien debía equilibrar los pilares.
Hubiera pagado a la locura,
aun hoy en otro techo
siento encorvada la espalda.

Ni la hierba ni el diseño
ni siquiera la química
ganaron un pulso a la sensatez,
ésta fue psicóloga
de mis tempranos viajes.
Madre de mi mamá,
esclava de algún hermano
soy la hija perdida,
resignada a ser la buena.

Ya nací en pecado...
al menos eso dicen.

7 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

UN POEMA DE PECADO...

Si, lo tuyo es un pecado, y de los gordos. Aún no se que penitencia ponerte... quizá el veneno de la poesía este bien (soy cruel, es la genuidad del lector).

Tu Viktor

Sandra Garrido dijo...

Esta bien, rezaré tres improntas y un par de caudalosos poemas ¿te parece bien padre?

Al menos ya sé que alguien leyo mi confesión.

Si es que Viktor ni todo es tan puro como parece ni como uno quisiera, mientras tanto quitemonos capas como las cebollas (qué poética metáfora, JAJAJAJA)

Rafa León dijo...

Hola, Sandra. Bueno, la causalidad, y puede que alguna que otra revelación, me trajo aquí. Lo cierto es que creo que en gran parte de lo que los moralistas oficiales denominan pecado pudiera estar la salvación, si es que tal cosa existe. Tú, por si acaso, sin dejar nunca de ser madre, hermana y todo eso que cuentas en tu poema, y, a pesar de que no dejas de tener cara de buena, trata de seguir siendo oveja negra.

Un abrazo y gracias por tu causal visita. Te leo.

Sandra Garrido dijo...

Rafa , Bienvenido a mi casa que desde ahora es la tuya.
Tal vez sin ovejas negras el mundo materialista y consumista en el que vivimos sería peor aún, sin unos cuantos reveldes sueltos que no sean sumisos de los poderosos. También está la oveja negra mala de verdad con corazón retorcido, sea por "h" o "b", agún motivo suelen tener pocos nacen la mayoría se hacen, y éstos nos dan el mejor ejemplo a NO seguir.

UN abrazo y te sigo.
Sandra

María Narro dijo...

Hola Sandra
pues aquí otra oveja negra vestida de cordero... con manchas negras.

Un beso.

pd. gracias por tu visita.

Maribel Sánchez dijo...

Pues yo te recomendaria que no dejes de seguir pecando de esta manera, y que no te tiñas de blanco que las ovejas negras tienen la virtud de mostrarse como son entre cientos de aquellas que siguen un mismo "patron"

Un besazo.

Sandra Garrido dijo...

MAria, pues aunque el rebaño sigue siendo una minoria, me alegro que te unas a él.
El mundo necesita de personas que sepan gritar.

Gracias por acercarte por esta casa.
Un abrazo.

Maribel, voy a seguirtus consejos que sé, que entiendes mucho de colores.
Además me convenciste con tus argumentos.

Un besazo
Sandra