jueves, 25 de octubre de 2007

Decepción


No acostumbro a vestirme con pellejos
mi alma no conoce abrigo
siempre se desnuda a la intemperie,
mi boca nunca entendió de remaches
esta vez he tenido que sellarla.

Te he defraudado, eso cuentan.

Yo reo del silencio,
tu soga la mentira.

La distancia me excluye entre paréntesis,
sólo espero el encuentro de las voces,
las palabras serán bálsamo de la úlcera.

20 comentarios:

carlosmxax 2.1 dijo...

la mentira
siempre hace daño
siempre se sabe
y es la condena para uno
para otros solucion a medias
pero tiene patas cortas
y jamas llega tan lejos...

Gustavo Tisocco dijo...

Poema donde duele la decepción, la bural, la tristeza.
Un abrazo enorme Gus.

Mainumby dijo...

lo de siempre, el alma no sabe de refugios y las palabras terminan siendo siempre el alivio...

un abrazo

Antrologia dijo...

veo una desnudez poética extrema, ese ir sin pellejo por la vida llega a ser una filosofía personal, sin tapujos, sin paños calientes, con la verdad por delante. pero sí es cierto que ciertas verdades incomodan o que a veces se habla en exceso y se hace daño, la palabra es arma pero también cura.

un abrazo fuerte

Sandra Garrido dijo...

Carlos, me alegro de verte por aquí, con la mentira no se suele ir muy lejos... además quien miente, no te miente a ti, se miente a él mismo.
Gracias por apsar

Gustavo, Lo que más duele es no haberle dado un tiempo a la palabra.Gracias por tu comentario.

Main, al menos mi alma, no conoce ninguno, la conciencia es demasiado autoexigente.

Antrología, en mi experiencia, me ha hecho más daño el silencio que las palabras, la incertidumbre puede llegar a ser corrosiva, así como la indiferencia puede matar.
Como también he aprendido que no es necesario tragar con todo, lo mejor de crecer es darse cuenta, no de que podemos hacer lo que queremos, pero sí que hay ciertas cosas que si queremos no tenemos que hacerlas.

UN fuerte abrazo a todos!!!!!!!!!

Manuel Rubiales dijo...

El alma desnuda es tan vulnerable que a poco que no nos cuidemos la piel acabamos por los suelos envueltos en mortajas de mentiras.
Pero las mentiras ajenas no nos sirven de escarmiento.
Un saludo.

Viktor Gómez dijo...

Duro es este asunto. Enrevesado. Doliente. Es dificil zafarse de las mentiras y casi imposible a veces torear las medioverdades.

Este poema del "yo poético" consternado ante el silencio, la mentira y la espectativa de resolución dialógica presenta el problema básico de las relaciones humanas de hoy.

me parece un excelente texto, quizá demasiado evidente el trasfondo, demasiado a la intemperie el pensamiento. Quizá eso mismo le de su punto, lo haga por otro lado interesante.

Un abrazote,

Tu Viktor

Rafa León dijo...

Las distancias, las ausencias, no sé si ya te lo he dicho en otra ocasión, no se miden en metros, sino en silencios. Sigue alzando tu voz, es el único modo de derribar barreras.

Un abrazo.

en tierra de nadie dijo...

Hay una canción de Revólver que dice:

"No sé bien qué es lo más fácil,
no sé de qué agua beber,
si ser víctima en silencio
o verdugo a toda voz..."

La sinceridad y la valentía a veces se pagan con lágrimas, con dolor, con decepciones. Pero merece la pena proclamar las verdades. Yo creo que al final se acaba sabiendo quién dice la verdad.

Un beso, y ánimo con los días "chungos". Ojalá todo vaya bien, te lo deseo de verdad. Gracias por tus palabras en mi blog.

besos

ETDN

TOROSALVAJE dijo...

La mentira como soga, y tu silencio como reo me impactan.

He vivido situaciones parecidas pero jamás lo podría haber expresado tan gráficamente como tú.

Besos.

Sandra Garrido dijo...

Manuel, me alegro que encontraras este blog y dejaras tu comentario, bienvenido.
En cuanto a tu mensaje, tienes razón, pero no conozco otra forma de entregarme, a medias tintas no me vale, suelo darme por entero, y claro si las personas se aprovechan de tu buena fe y además con mentiras para pedirte favores, siempre se los das hasta el día que te enteras y todo se derrumba.

Viktor, gracias podríamos decir que este poema es versoterapia, y si no te desnudas de poco nos serviría, no quería encriptarme.
Un abrazo

Rafa, que verdad tan grande, y cuanto más pasa el tiempo, más larga es esa distancia, y cuanto más gurdamos silencio más aumenta la desesperanza...la perdida y la ausencia son más notables.
Un abrazo


Toro, gracias por tu comentario, no crees que al único que perjudica la mentira es a uno mismo, puede llegar a matarnos, dejarnos solos.

Un abrazo
Sandra

El Viento dijo...

Andamos mudos de sueños acorazando mentiras que obligan a refugiarse entre silencios que ocultan las palabras que se mueren, pudiendo sanar heridas....

Un beso, Sandra.

Sandra Garrido dijo...

Viento

Vaya mensaje me has dejado, es todo poesía, lo atesoro en mi cofre de joyas.
Gracias amiga
Un abrazo

Maribel Sánchez dijo...

Hola!!

Una vez muertos todos los párasitos del pc, aquí estoy para decirte que te sigo leyendo y que este poema Sandreta es uno más de aquellos que después de haberlo leído me pregunto: ¿cómo no lo escribí yo?

Genial niña (pa no variar) nunca mejor expresado.

Besazos.

Viktor Gómez dijo...

'Viktor, gracias podríamos decir que este poema es versoterapia, y si no te desnudas de poco nos serviría, no quería encriptarme.
Un abrazo
Sandra'


Desde tus palabras vengo, viento que solo pasa por donde se entreabre una puerta...

Sobre la tensión de las cuerdas para que vibren
y de la habilidad del músico para que la armonía de contrarios se consigne como melodía hablan también la caja de madera y su oscura boca.
Hablan también el aire sobre el que vuelan su sentido sentir sin palabras.

Porque es posible que en lo real el lenguaje sea tan ineficaz que solo la cicatriz delimite lo vivido de lo que es.

Buen lunes, compa. Tu poesía genera palabras, palabras de honor y ventura. Por algo será...


Tu Viktor

Sandra Garrido dijo...

MAribel, me alegro que te quitaras ya de encima a esos pequeños puñeteros.
Echaba de menos tu presencia en este poema, ahora si que parece estar acabado.

Un abrazo
Sandra

Sandra Garrido dijo...

Viktor

Hay músicas que estridentes se retienen para no devaluar la celestial armonía del ambiente, sonidos tan graves que ensordecen al yo y lo dejan repleto de cerumen, y hay palabras que como gritos se amontonan en las cuerdas vocales y no encuentran la oportunidad acertada para acercarse al amigo , dejando una distancia cada vez más inestable, una ausencia cada vez más onda, y es entonces cuando brota el sentimiento y no hay quien lo retenga.

Me llegó tu viento acariciando.
Un abrazo
Sandra

Trini dijo...

Las palabras a veces sellan viejas heridas y, en ocasiones, las profundiza...

Muy bello poema
Gracias por tu visita
Un abrazo

txanba dijo...

sin comentarios. qué decir de tu poema, qué decir de tu metáfora, qué decir... simplemente, precioso.

un abrazo.

Sandra Garrido dijo...

Trini, me alegro que te asomaras a esta ventana y te quedaras observando.Seas bienvenida.


Taxnba, sólo tu presencia es nutriente suficiente, tu presencia en silencio.Gracias

Un abrazo