martes, 27 de noviembre de 2007

PERRO LADRADOR POCO MORDEDOR


Perro rabioso
muerde la yugular
de su sangrante pena,
se esconde en la ventana
y congela el ladrido
adepto a los grados
de ayer.

Perdido el dogma
sin idiosincrasia se miente
tras una fe fingida .
Angel sin nombre
caído desde sus alas
vende su parcela
exiliado del cielo.

13 comentarios:

Maribel Sánchez dijo...

Fijate Sandra que la vida está llena de estos perros, se pasean libremente por las calles, asustan a quienes les intentan acercar una mano en señal de confianza mostrando su dentadura, pero siempre hay un lazo capaz de aferrarse a sus cuellos y llevarlos allí donde les corresponde.
A cada cual su sitio.
Y es cierto que se mienten ellos mismos ya que se creen fuertes y grandes cuando en realidad por el ladrido se les va la fuerza.

Un gran beso niña y me alegra que andes de regreso, ahora solo falta ver lo que han dado de si estos días de ausencia en tu versar, que por lo que te conozco sé que no has dejado papel sin poema.

Mainumby dijo...

Uhm, este poema me suena muy ligado al del muro...

Somos y tejemos nuestro mundo, incluyendo el dolor y la cura...

Viva porque volviste, bien por vos, por mí, por todos...


Un abrazo!!!

en tierra de nadie dijo...

A menudo me pregunto qué profunda herida provoca tanta rabia. La pena verdadera no se transmite a través de ladridos. La tristeza no se ahuyenta mordiendo carne ajena. El autoengaño es la peor de las mentiras.


Tu poema aviva conciencias, como siempre. Me alegra volver a leerte.

Mil besos

ETD...Sandra

A.Querejeta dijo...

Me alegra mucho tu vuelta. Esperemos que no nos dejes abandonados otra vez.

Un beso.

Gustavo Tisocco dijo...

Excelente poema con cierto aire gótico que me encanta...
Un abrazo Gus.

Rafa León dijo...

También hay perros que se tragan sus ladridos. Me has dado una idea. Espero que, si la materializo, no tenga mucho tufo a plagio, aunque ¿acaso no nos estamos plagiando continuamente?

Besos.

Ps. Me alegra verte de nuevo en marcha.

Jorge Ampuero dijo...

Tienes una poética interesante,
en esa búsqueda de la palabra que logre configurarnos.
Espero pasar seguido a leerte.

Saludos...

Manual de Antrología dijo...

la vuelta a la actividad bloggera con el perro mordedor... la pena puede que sea la tristeza total de tener los dientes muy afilado pero para no usarlos, porque ya no quedan ganas.

un abrazo por la vuelta!

Sandra Garrido dijo...

Si Maribel, es una raza más que existe socialmente, unos sin fundamento, y otros se rebelan con causa.

Main, Aunque a veces el dolor es gratuito y hay quienes se llevan todas las papeletas.

Etdn, La pena es que el humano no nade con manual de instrucciones y cada uno canaliza como su malaeducaión le ha enseñado.

Querajeta, como ves aún no estoy activa del todo, sigo apropiandome de otro Pc, el mío sigue inactivo..

Gracias Gus, un abrazo

Jorge, espero te sientas como en casa , aquí siempre serás bienvenido.

Rafa, creo que sí, que continuamente, es dificil buscar una originalidad.Esos ladridos que se tragan pueden ser aún más peligrosos..cuidado.Hazmelo saber si das a luz ese poema o escrito.


Un abrazo a todos...espero poder pronto visitaros sobretodo porque echo de menos esas lecturas.

Sandra

María Narro dijo...

De esos perros conozco yo muchos, demasiados ladridos de papel tengo a mi alrededor.

Un beso grande.

Sibyla dijo...

Los peores perros son los que sin ladrar muerden, los que sin previo aviso, atacan y dan la dentellada...
Sandra, nos alegra tu regreso,
echábamos de menos
tu especial "versar".
Un abrazo.

Sandra Garrido dijo...

MARÍA, LLEVA CUIDADO QUE ESOS MORIDSCOS SUELEN ESTAR ENVENENADOS.

SIBYLA, ESOS SI QUE DAN MIEDO, NOS TENEMOS QUE CUIDAR MUY MUCHO DE ELLOS.

UN ABRAZO A AMBAS Y ME ALEGRO DE VEROS POR AQUÍ

Rafa León dijo...

Bueno, de momento, ya usé aquella cita tuya que te comenté hace ya un tiempo.

http://rafaleon.blogspot.com/2007/11/de-vez-en-cuando.html

Besos.