miércoles, 2 de enero de 2008

INVADIDA




Invadida
pasada de tuerca
acontece en los ojos
una aguja, duele.

He masticado esas horas
engullido orgullo.

¿De qué sirve?

He pasado páginas
concedido infinidad de oportunidades
y el día del traspié
me condenan.

En la plaza Mayor está mi cuerpo
tendido y sangrando
no quiere misericordia
solitario levita
(mientras observan)
en la paz de su muerte.

16 comentarios:

María Narro dijo...

¿sabes Sandra?
a veces hay que aprender a convivir con la gente tal y como es. Horrible, sin sensibilidad alguna...

yo digo: no le pidas 'olmos al manzano' ;). No puedes esperar preocupación por ti por parte de alguien que nunca la ha mostrado ¿no?

no dejes que te hagan daño cosas tan externas.

un abrazo.

pd. he estado viendo el cumple del pirata, dale un besazo.

Sandra Garrido dijo...

Tienes razón María,suelo cargar mi mochila con problemas ajenos , aveces, otras con problemas en los que no soy más que una espectadora, espero cambiar esto algún día.Cuando escribo poesía suelo generalizar mucho, aunque este es un tema que me ha tocado directamente y si me ha hecho daño ha sido porque realmente esa persona me importa mucho, ocupa mi corazón.


Gracias por tus palabras, son apoyo y sustento e intentaré seguir tus consejos, pero a veces cuesta cambiar nuestra naturaleza.

UN abrazo

Sibyla dijo...

Sandra,me he sentido identificada,
en ocasiones, de quien menos te loesperas... amigos, familiares,
te traicionan, y entonces,
es como si colgaran tu cuerpo en un patíbulo público, para hacer escarnio con él.
Lo has sabido expresar muy bien!
Besotes!

Manual de Antrología dijo...

nuestro cuerpo ofrecido al escarnio público o privado... lo que hablábamos, la mala gente y las malas acciones no entienden de amigos ni familiares ni conocidos, ni siquiera de nuestros propios sentimientos. simplemente suceden. pero se pueden combatir. besos!


Adrián

El Secretario dijo...

Hola Sandra.

Quiero dejarte mi luz
cuando te veo triste.
Caídas, tropezones,
daños, empujones.

La luz dentro
la llevas tú...
Si los otros
te lapidan,
tú...
ilumina esa vida.

Un gran abrazo.

Fernando S. dijo...

venga ánimate porque esto parece una ejecución..un beso.

www.minombre.es/manuelrubiales dijo...

Si, estamos rodeados de fantasmas que no tienen la más mínima conciencia de su existencia ni de la nuestra.
Vino y besos,

Trini dijo...

Hay corazones que, aunque parezcan muerto por los azotes del desengaño, siguen concediendo oportunidades eternamente...

Un abrazo

L´ HABITACIO D´ARLES dijo...

En el fondo Sandra, es una cuestión de empatía, de no haber pasado por los mismos paisajes o por los mismos infiernos. Porque en el fondo, la gente que ha VIVIDO, es mucho más tolerante y vive para sí misma, no de cara a los demás, porque sabe que todos somos carne de cañón y que hoy por ti mañana por mi.
Por supuesto, excluyo de estas situaciones a los conversos, esos suelen ser los peores, porques son absolutamente y totalmente pasto de la sociedad, de la galería pública.

Lo has reflejado perfectamente. Una última cosa, si me permites, que les den.

Sandra Garrido dijo...

Sibyla, y tú has capatado la idea al vuelo, esclarecido el tema en tus palabras, y además no hay nada como que el lector haga suyo los versos.
Me alegro de tu regreso espero hayas llegado con las pilas cargadas.

Un fuerte abrazo

Sandra Garrido dijo...

Adrián, ya ves , suelen jugárnoslas, la exageración en la poesía creo que le da mucha fuerza, sentirte en boca de rumiantes que rumorean tus actos o mentiras infundadas en la mayoría de ocasiones me resbala, pero no cuando afecta directamente a dos personas que se quieren y hasta las separan.

Un abrazo

Sandra Garrido dijo...

Secretario,

Las caídas suelen ser la fuerza que nos levantan con el impulso de una palanca resurjo, levanto las alas fortalecidas y aunque veas oscuridad en mi poesía...es mi contraposición pues estas me suelen ayudar a sonreir.

Gracias por esas palabras de cariño, gracias por enviarme tu energía y darme más luz a mis tinieblas.

Un abrazo

Sandra Garrido dijo...

Fernando, a veces las ejecuciones son tan necesarias como las resurecciones y no hay nada como matar una emoción para ue esta sea enterrada.

Gracias por tus palabras de ánimo, pero no te preocupes, esto es poesía.

UN abrazo

Sandra Garrido dijo...

Manuel, Fantasmas y no precisamente invisibles, los hay por todas partes, jajaja, pero en fin que sólo de vez en cuando sus jugarretas afectan directamente.

Un abrazo

Sandra Garrido dijo...

Trini, pues sí, y precisamente el mío es de esos, mira que a veces lo intento pero mi naturaleza confiada , mi naturaleza tolerante sigue su rumbo, aunque aprende, al menos que alguns de ésos no merecen más oportunidades, ya tienen que valer demasiado o valorar sus errores, no siempre que alguien te hace daño lo hace intencionadamente, y tampoco van a pagar justos por pecadores.

Un abrazo

Sandra Garrido dijo...

Jordi, yo añado como dicen por esta sona, " con una caña rajá"
hay mucho aburrimiento repartido, y cuando no tienen otra cosa que hacer se divierten con los problemas ajenos. La mayoría de las veces el que dirán me suele resbalar... hasta que afecta a terceras personas que realmente quieren y suelen doler más que incluso las que son directas.

Relamente analizar a estas personas hasta me cuesta, no se realmente donde radica el problema, aveces suele formarse una gran bola de nieve y de un comentario insignificante formarse un alud.

ME alegro de verte por aquí.

Un abrazo