martes, 4 de febrero de 2014

MI VERDAD




¿Ves lo decolorado de esta piel?
El gris que tiñe de plástico.
 Dime si estarás en mis subterráneos,
dime que sí,
 engáñame y miente como te enseñé.
Ama cada centímetro de mis provincias con tu lengua.
Araña lo blanco para llegar a la sangre coagulada.
Estrangula con tus labios hasta amoratarme los suspiros
y traga esos gemidos que mueren por ti.
 
Dímelo al oído; me gustan las mentiras susurradas.
Mi verdad;
caer de rodillas y rezarle a tus ojos.

20 comentarios:

elisa lichazul dijo...

es un poema dulce y absolutamente seductor Sandra
no podría abstenerse a esa petición la persona interpelada

felicitaciones
buena semana
Abrazos

Francesc Cornadó dijo...

Hermoso, Sandra, muy buen poema. La meticulosidad del detalle y del sentimiento es extraordinaria.
Salud
Francesc Cornadó

Julito Chés dijo...

Coincido contigo en que aún sabiendo que la pasión no es sincera la mujer se siente enamorada y ese sentimiento la domina hasta la sinrazón.
Un beso en gris.

Amando García Nuño dijo...

Llegará momento en que hasta tu verdad sea también mentira. Al tiempo.
Abrazos, siempre

TriniReina dijo...

A susurros, y en según qué momentos esas mentiras pueden ser hasta necesarias. Pero luego llegará la hora de la verdad y...

Besos

De barro y luz dijo...

¡Qué preciosidad!(y no te engaño)(el poema, también) :)

Bss

Francisco J. Ortega dijo...

Engaña a mi oído,
con las mentiras susurradas,
engañarle; no te dejes nada,
y dile... dile que me amas,
que me deseas tanto...
que comerías por entero
esta piel encendida
que recubre mis huesos

Me ha gustado mucho este poema Sandra, es muy bonito, y dice lo que todos ansiamos que nos amen, que nos deseen...
Un abrazo fuerte

Julio dijo...

Estás en un momento de gracia con tu poesía, Sandra, y lo sabes. Esa decisión del verso, la desinhibición de las imágenes y el lenguaje, la retórica erótica del poema, todo todo suena a seducción y belleza. Muchas felicidades, muchas. Con un abrazo.
Salud.

Julio G. Alonso

RH dijo...

Verdad y mentira, un problema eterno. ¿Cuánto de mentira hay en la verdad y cuánto de verdad en la mentira? Sin embargo uno mismo realmente no puede engañarse nunca del todo.
Me alegra volver por tus letras :)

Amapola Azzul dijo...

Yo no tengo ninguna verdad, pero bueno si eres tú estás bien en la foto.

mailconraul dijo...

Una comilona para saciarnos y un deseo para enfermarnos de gula, lujuria, o lo que sea esa alquimia que se esconde detrás de la piel.

Aprilis dijo...

Me encanta :-)!! Precioso!

elisa lichazul dijo...

mil gracias por tu huella Sandra
hoy me dio la chiripiolca jajaja
subí tres textos
aparte de la Luna Calichera
están las Lunas Rojas y la Patiloca

uno puede variar la forma , pero la esencia sigue siendo la misma que nos mueve

besitos y feliz fin de semana

María Socorro Luis dijo...

Con esa tu verdad, tan rotunda, que importan todas las mentiras?...

Qué bello, Sandra. Besosmil

Sonsoles dijo...

Bello. Como siempre, como siempre? no, más ;)
Besos

Jerónimo dijo...

No se podía decir con más pasión.
Coagulada se nos queda la sangre cuando nos ignoran, es cierto.

Un placer volver por tus versos.

Kris Diminutayazul dijo...

A veces necesitamos algo más que verdad.

Un abrazo de luz.

TORO SALVAJE dijo...

A eso hemos llegado.
A conformarnos con mentiras piadosas.

La muerte nos salvará.

Francisco J. Ortega dijo...

Hola Sandra!
He hecho una entrada con algunos de mis poemas favoritos, que han escrito los compañeros en este año.
Escogí un poema tuyo. Espero te guste mi elección.
Besos

LA ZARZAMORA dijo...

Me gusta ese vaivén que nada entre tu verdad y sus mentiras...
Nada más certero.
;-)
Besos, guapa!!