sábado, 10 de mayo de 2014

INVOLUCIÓN

 
Foto: Harold Feinstein
 
 
 

¿Alguna vez habéis corrido desnudos con todo colgando, con el vello de toda una vida como abrigo; descalzos, con los brazos como alas a punto de elevarnos, con el oleaje del sudor como perfume, con olor a ceniza y a hoguera, como animales en celo perseguida por  el macho alfa.Sin adiestramiento, sacando a pasear a todas las bestias por las estepas deshabitadas. Con el idioma gutural para entendernos en la escritura abstracta del único arte de la contemplación de un amanecer en su muerte más bucólica?

Yo tampoco.

Pero me gustaría; vivir en una cueva, cazar para alimentarme y tener un huerto con tomates con olor a tomates. Ser instinto. Construir una torre para ver el mundo desde arriba y ser una ingenua. Vivir en la ignorancia de las cosas y así sólo serían cosas.

12 comentarios:

Julito Chés dijo...

Eso es imposible para un ser humano. Desde el minuto uno se está haciendo preguntas y ensayando respuestas.

Un beso.

mailconraul dijo...

Sandra, sólo por asustar a las viejas valdrían la pena los colgajos.
No sé por qué tenemos que vestir la inocencia (en otras culturas la inocencia no representa un cuerpo, sino algo más primitivo e inconsciente, lejos de la banalidad y el pudor).
Me gustaría estar lleno de pelo cavernícola, pero este mundo nos condena al estereotipo de los lampiños.
Somos instinto condenado al indistinto.

lunáticasuicida dijo...

Me ha encantado. ¿Nos inventamos?

elisa lichazul dijo...

reinventar el principio
una utopía en estos tiempos
quizá para los sobrevivientes de un cataclismo potente pueda ser y hacerse realidad

volver a vestir la inocencia...

besitos y feliz fin de semana Sandra

TriniReina dijo...

En estos momentos ya no deseo eso. Acaso antes o mañana; pero hoy sólo deseo que me lo pongan todo por delante...

Besos

Loam dijo...

Yo sí.

De barro y luz dijo...

La desnudez no existe, siempre llevamos la pesada capa de nuestras experiencias... ¿Nos liberamos?


Bss

Joaquín Galán (Jerónimo) dijo...

La descripción de esa carrera contra el viento es genial.He estado apunto de salir a la calle en pelota picada y echar a correr como un loco, pero me he contenido, no están los tiempos para hacer locuras urbanas...:)

En lo que sí creo es esa supuesta involución,que para mí no lo sería.Pienso que no seriamos más desgraciados viviendo en contacto con la naturaleza,sino todo lo contrario.Y es que nos sobran muchas cosas y nos falta tiempo para vivir la vida de verdad.

Abrazos Sandra

LA ZARZAMORA dijo...

Nos arrancamos el cuero y nos quitamos la cárcel que llevamos en la frente? Porque esa tal vez sea la más difícil de liberar y desnudar...
Besos, Indark.

Sonsoles dijo...

Yo es que sino tengo una bañera, no lo veo claro... me constipo a la 1º, moriría en la estación de las lluvias, y como que no me ape de momento, pero te iría a visitar con una cestita llenita de caldo pollo ;)
Besitos

miss desastres dijo...

bendita involución...

Francisco J. Ortega dijo...

Que bueno sería preocuparnos sólo de comer, vivir en un bosque, y sólo vivir y alimentarnos... sólo vivir.

Si fuera posible, yo también querría ser ingenuo.

Besos y abrazos