martes, 3 de marzo de 2015

VIAJE A LA MITAD DE LA NADA



Vientre. Cigoto. Átomo.
Nada.

Regreso al agua,
regreso al inicio;
al brote germinado en la tierra agrietada.

Oscuridad. Espacio. Vacío.
Nada.

Levedad, mujer-hoja.

Con los ojos cerrados escucho la ciudad;
un crujido, un llanto de aceite,
se acelera el pulso y la respiración entrecortada.
Un corazón fatigado envejece la ciudad,
su eco un ronroneo,
todo se cubre de raíces
un cableado grueso y oxidado
conduce el ramaje de las palabras,
las cañerías chillan
un circuito contaminado
el ser una mancha.

Ya es vicio.

Pereza. Gula. Soberbia.
Nada.

Pesa la vida. Mujer-acero.
Con los ojos abiertos. Huyo de la ciudad.
Huyo del ruido.

Me adivino embrión en mitad de la nada.





9 comentarios:

lichazul alqantar dijo...

un viaje al génesis hace bien hacerlo sobre todo cuando el acero se nos comienza a enquistar al sentir

bello canto Sandra
besitos y feliz semana

P MPilaR dijo...

La lucha contra tanta inclemencia se torna estéril. Cerraría los ojos ya proseguirá amenazante el vacío. Ay!!!
Besossssss

lunaroja dijo...

la mitad de la nada.. el principio o el fin? hacia donde avanza el alma..el ser..
Precioso, Sandra! Un fuerte abrazo!

María Socorro Luis dijo...


de mujer-hoja a mujer-acero, inevitablemente.

Musu bat.

De barro y luz dijo...

Mujer de grandes ojos abiertos que devoran la realidad y los sueños en franca connivencia.


Bss

Julito Chés dijo...

Somos siempre un poquito de algo salpicando un mar de nada.
Un beso.

De barro y luz dijo...

Volví a leerlo... me gusta.

Mia dijo...

De nada, nada... mas que mucho.
Besos

Amapola Azzul dijo...

Adivinarse ya es mucho, Te envidio,
Besos.