jueves, 12 de marzo de 2015

HUELE A OTOÑO


Foto: Robert Doisneau



Me fui ,
invertebrada y ocre,
con el silbido del dolor
como crujido de otoño
que arrastra muerte
adherida a mi voluntad.

Me fui mirando
el humo que desprendías
y todo lo que somos. 

7 comentarios:

Julito Chés dijo...

Un acto de voluntad, una elección más.

lunaroja dijo...

OH, ES PERFECTO... tan redondo,tan logrado! Me parece un poema bellísimo!

P MPilaR dijo...

Crujen demasiado las huidas. Crujen de frío.

Besos

María Socorro Luis dijo...


A veces irse es la mejor solución.

Dos besos, linda

patapalo dijo...

Ese punto de fuga en el que destino de la muerte y el origen de la pena se encuentran...

Muy certero.

De barro y luz dijo...

Purificadoras las llamas que arden con las hojas caídas de esos otoños largos que se cobijan en la memoria.


Bss

Joaquín Galán (Jerónimo) dijo...

Una ausencia quizás voluntaria pero dolorosa.Y en otoño,duele más aún.

Saludos