sábado, 2 de mayo de 2015

A DESTIEMPO





De nuevo la ausencia
va devorando huecos,
comiendo vacíos.
Me descubro
cruzando en patera
el estrecho de mi memoria
y anclada a un recuerdo
naufrago entre los cristales

de un reloj de arena.

7 comentarios:

Julito Chés dijo...

A ese o a uno parecido, nos vemos todos abocados.

Besos.

P MPilaR dijo...

**peor, mucho peor alimentarla:
nunca te dará las gracias...**

Besos

María Socorro Luis dijo...


La ausencia, ese desgarro lento...

Buen domingo, polita

lunaroja dijo...

AHH..precioso y pequeñísimo poema,que nos penetra como un frío casi.. con ese desarraigo lento.. Precioso!

Joaquín Galán dijo...

Alguna vez volvemos todos a intentar atravesar ese estrecho en patera que nos lleve al imposible de los sueños.Es un viaje inevitable.

Un abrazo

De barro y luz dijo...

Más estrecho es el paso en el reloj de arena entre el pasado y el futuro...


Bss

patapalo dijo...

A veces las tuberías del reloj se quedan atrancadas en el pasado.

Soplará el viento.

Besos.