lunes, 12 de octubre de 2015

NO CUESTIONES E INÚNDATE DE BELLEZA


Foto: Chema Madoz 


Las nubes son esponjas de azúcar rosa.

-No preguntes.

Sólo deja a tu pecho que baje la cremallera
y descubra los lunares a los que no llega el sol.

-No respondas.

Inunda y ahoga tu sesera  
y déjala bañarse en las aguas termales del cielo.

Siente la belleza.

12 comentarios:

mailconraul dijo...

En el lenguaje de las cremalleras, menos da un botón. Ascender hacia el lunar de las constelaciones cuando se arrancan todas las vestimentas. La respuesta está en la naturalidad del azúcar esponjado sobre la caña de los propósitos.

P MPilaR dijo...

Así será. Cremallera abierta,
azúcar sin más!
Besos

Sandra Garrido dijo...

Raúl
Sigamos nuestra esencia
Besos

Sandra Garrido dijo...

Ya habrás endulzado el día. Sin duda Pilar
Besos maña

lichazul alqantar dijo...

nubes y cremalleras
todo puede ser en el imaginario

abrazos y buena semana Sandra

María dijo...

¿Tu crees que es normal SANDRA, que algo tan sencillo como lo que has escrito tú (preciosísimo, por cierto ) no lo hagamos casi nadie? … más fácil aun ( sin escotarse ;) solo elevar la mirada y mirar el espectáculo celeste durante un segundo… mientras ves pasar la peli de las nubes sobre nuestras cabezas la metáfora está servida… cualquier nube que nos inunde pasa .. blanca/rosa o negra ;)

Gracias bonita! Me gusta lo riquísimo que huelen tus letras , a algodón de azúcar de feria de cuando teníamos ¿ 10 años? Pero sobre todo meencanta que seas grifo abierto de letras como yo que no soy capaz de cerrarme y goteo todo el tiempo ;)

Un beso inmeeenso compi de chorros de palabras … que tu martes sea azul brillante despejado, como tus letras.. y muchísimas gracias por todo ( por cierto tu de ombliguismo no padeces nada de nada .. como mucho tú, resfriado ;) Muaaaaks!!

Amapola Azzul dijo...

Yo hoy estoy gris.
Besos.

Un placer tus letras llenas de sol.

Julio dijo...

¡Siente la belleza! Ay, cuando nos paramos y vemos el tiempo perdido que pudimos disfrutar sintiendo esa belleza a la que nos convocas en lugar de andar atolondrados y perdidos detrás de nada... Abrazos y salud, Sandra.

Julio

Sandra Garrido dijo...

Eli, Los atardeceres de otoño son mis favoritos. El lunes pasado hubo uno volcánico, y el miércoles grandes pedazos de algodón sanaban la vista.
La contemplación debería ser obligatoria jajaja, bueno no que pierde encanto.

Un beso muy fuerte

Sandra Garrido dijo...

María,

Tu ves, intento ser escueta,pero tengo el chacra de la garganta hiperabierto, y no es sólo de escribir, si mira como escribo imagina como hablo jajaja. Me cantan hasta los codos. También escucho ehh, que no me gusta ser monologuista ..
La verdad que cuando te leo me digo, está como una cabraaaa es de las mías, y me encantas. Aunque pase poco por tu blog, es que le dedico poco tiempo, bueno el poco que me sobra , aunque soy adicta a algunos que no puedo pasar sin ellos
Y eso, que hay que contemplar más nuestro alrededor, ser más conscientes de lo que nos rodea y así de vez en cuando desconectar el interruptor de la mente y tener atención plena.

Miles de gracias y miles de besos

Sandra Garrido dijo...

Amapola,

Que prefieres, plastidecor, rotuladores, oleo, manley, tengo un ran surtido...
No dejes que el gris se instale y cuando te sientas así, observa esos atardeceres que iluminan los ojos.

Un besazo corazón

Sandra Garrido dijo...

Julio querido,

Siempre podemos pararnos y ver el tiempo que nos queda por vivir observando, para que lamentarnos, es una perdida de tiempo ¿no crees?
Vivamos, sintamos, escribamos, y plantemos un árbol jajaja
Gracias amigo por estar siempre cerca.

Besos