domingo, 10 de enero de 2016

CUANDO EL PUNTO DE RETORNO ES EL MISMO QUE EL DE PARTIDA




Rojos
como el corazón de una estrella.
Rojos de cólera.
Sin idiosincrasia
ni arrullo
que contenga tanta mezquindad.



*


Nos creemos los putos amos 
y no somos dueños ni de nosotros mismos.
En la incapacidad
de la tierra,
en la inseguridad
de las tempestades
y la ruina
del animal hambriento,
del cachorro herido
que sufre
heridas que nunca vio. 



*



Trepa
trepadora
cuando llegues arriba
verás la luz
de una gran bombilla
con obsolescencia programada.


13 comentarios:

lunaroja dijo...

Hay un antes y un después en tu manera de escribir, hay una evolución clara,eres más concisa,mucho más rotunda.
Me encanta.

María dijo...


Incuestionable q escribes fantásticamente bien!

Respecto del fondo ( q es lo q más me gusta siempre del menú ;)


Es verdad,
pero no es verdad;)

Lo has escrito perfecto! Suponiendo -supones bien- q pretendamos querer controlar lo q ocurre a nuestro alrededor, fuera de nosotros, imposible! ahí vamos de cráneo si no asumimos q somos hormiguitas minúsculas a expensas d un devenir imprevisible … pero asumido eso, podemos controlar cómo llevamos lo de fuera dentro mientras vamos hacia la luz ( aun cuando tenga las horas contadas ;-) o caminar tapándonos los ojos, en cuyo caso la torta está asegurada o si ya reptamos por miedo a caer, resignarnos a masticar lodo d por vida .. así es q mi querida SANDRA yo, q soy adicta al helado de chocolate no me resigno ;)… me churruscaré viva en la bombilla esa q un día se apagará, pero mientras se apaga y no, mientras luzca y de calor prefiero ser polilla q gusano… ni siquiera aspiro a ser luciérnaga como tú … me vale con revolotear y darme golpes contra el cristal, entre chupadita y chupadita… ;)


MuaaaaaaksS! Inmeeenso poetisa fosforescente!

Sandra Garrido dijo...

Luna querida ni yo he sido consciente de ello. Supongo que la evolución o cambio en mi escritura depende mucho de mis estados emocionales. Y si son frenéticos como una montaña rusa y volubles imagina cual puede ser el siguiente poema. Ni yo misma.
Gracias por tus palabras bonita, siempre me alientan.
Un gran beso y deja la puerta en tornada porque te debo mil visitas.muak

mailconraul dijo...

La verdad es que no podemos nada, pero entre chupadita y chupadita la obsolescencia se desprograma y los hambrientos de la herida sufren y gozan plenamente de su corazón.
Tengo que decir que sí, que hay un antes y un después en tu concisión.

Sandra Garrido dijo...

Persigue siempre el chocolate que yo te acompañó y lo degustamos sentadas frente al mar al son de las olas y con la brisa refrescando nuestras ideas mientras charlamos, la guinda se la dejaremos a los trepas ja.
Me encanta la pluralidad los distintos enfoques que tiene un poema el sentido que le da el lector y su interpretación.
Quien trepa para alcanzar una objetivo tiene más de gusano que se arrastra por encima de quien sea que de mariposa.
Pero a la larga esa luz es tan falsa como la de una bombilla. Quien se aventura a vivir la vida con todos sus sin sabores la degustará aunque le duela. Pero uno tiene que ser consciente de sus limitaciones y sus extensiones. Todo esto no es más que mi visión aunque en realidad la emoción que escribió fue otra...
Y hasta ahí puedo leer.
Aplicado al amor y todas sus patologías.

Maria tu si llevas un inmenso sol en el pecho que deja luz por donde pasas. Gracias! !!!

Besazo y abrazo de boa

Sandra Garrido dijo...

Terminando de leer a Maria no se porqué me has venido a la mente. Y tal vez es por lo de obscenescencia(neologismo instantaneo) programada. Tal vez una descodificación celular, Raúl, te cura esta patología que parece que viene de serie.
Animales rebolcandose en la hojarasca y la miedos las heridas.
Le damos otra vuelta de tuerca.
¿quienes luchan por sus tierras tras siglos de aguacero?
Mezquino aquel que su odio le venda los ojos y ciega el rojo de una Amapola.
La soledad mal acompañada busca del calor del rasero y acaba quemándose.
Calla silencios que contienen gritos embalados .

Te digo lo mismo que a Luna. Nunca supe controlar la escritura.

Sandra Garrido dijo...

Las miedos = lamiendo heridas

PieL dijo...

Somos cascaras de nuez a a deriva
arribando a orillas unas veces
otras mecidas por impetuosas tormentas
lo que cuenta es la esencia, lo que somos ahí en el latido propio, nuestro

P MPilaR dijo...

esa obsolescencia
al filo de toda (in)decisión,
-como por costumbre sucede-
se va estrellando en puntadas invisibles
a medida de las propias lunas
soles soleados y silencios como causas
cuando la certeza de no saberse escuchado,
rompe toda íntegra la barrera del sonido, querida Sandra.
Alguien pensaba
puertas adentro si de obsslescentes lleno no estaría mejor este missMundo bestial que nos sufre?
-digo, pregunto, sin más-


besos

Sandra Garrido dijo...

al rescate de esa Piel de cascara de nuez y rompiendo armaduras que colocamos para nuestras propias defensas porque pueden oxidarse y encarcelar al corazón.
Intentaremos no caer en el naufragio y siempre tener cerca una tabla para mantenernos a flote porque en parte de eso se trata de aprender a nadar, bucear y en ocasiones hasta hacerse el muerto
Un fuerte abrazo Piel y gracias por volver a arrimarte

Sandra Garrido dijo...

Querida Pilar,
Yo también me lo pregunto y me cuestiono mil veces, a mi y todo cuanto me rodea, intento comprender la incomprensión o aprender a defendernos de las tempestades, de los aguacero y de las granizadas y usamos toda herramienta que está en nuestro alcance porque es lo más inteligente pero la esencia de un corazón roto por el mundo siempre sangrará lo que le duela del mundo lo que le duela de su gente y lo que le duela de su planeta, lo lloraremos y lo reiremos sin duda alguna... de esto se trata la vida. De sentirla pues...
pero ojalá estuviera programada y una conciencia común despertara al mundo, pero ya sabes es una utopía que lleva siglos de espera.
Tal vez en otro mañana.

Espero que esa gripe se haya curado.
Besos corazón y gran abrazo, de los que achuchan

María Socorro Luis dijo...

Tres moments poéticos, tres mensajes al viento, para el análisis interno, para la reflexión... Sinceros y necesarios.

Abracísimo, bella

Sandra Garrido dijo...

Las cuestiones son innatas en mi ser. Y uno no puede ponerle límites al alma.

Besos polita