sábado, 7 de enero de 2017

SABEMOS SIN APREHENDER



Tu sabes de aquel grito
ahogado en el cristal de mis ojos.
En el pecho un río
esboza sarmientos
que arden en mis manos.

Tu sabes bien de distancias,
de la piedra,
del muro que separa habitaciones ,
del soplo que se escapa
con una inicial cosida al latido.

Sabemos sin aprehender
a romper el labio.
Una lluvia de metal nos oprime
porque somos fuego
capaces de carbonizarnos

si no dejamos que la llama sea gemido.

5 comentarios:

María dijo...

Hoooola cariño!!!! Jo! qué alegría más enorme leerte de nuevo aquí en tu casa... sin duda 2017 será un gran año... tú has vuelto de su mano ; )

Tú sabes bien de distancias y sabes aun más cómo carbonizarlas en un instante entre tus letras - graaaciaaasss- y sí, mi querida SANDRUSKI somos fuego interior en constante combustión que si no tiene válvula para el vapor hace q explosionemos o implosionemos sin remedio ( según nuestra extroversión :) ... y eso siempre que tengamos oxígeno que alimente la llama, si no, nada ... ahí dentro solo ...rabitos de fósforo chamuscado ; )

Mil besos cosa bonita, me ha dado taanta alegría verte/leerte según abrí el blog recién llegada de la calle que me he puesto a escribirte como una posesa sin siquiera quitarme el abrigo jaja ... tooodo lo mejor para ti, durante los 358 días q nos queda de 2017 ; )


No te vuelvas a ir por favor ...
Y si te vas, vuelve !

MmuaaaksS!

lunaroja dijo...

Sandra!! qué alegría! Es un gustazo leerte otra vez! Siempre con tu sensibilidad a flor de piel!
un besazo!!

mailconraul dijo...

¿Ausentada? Un poema impecable... Si me dejaras hacer, cambiaría el "latido" por el "labio" y el "labio" por el "latido" y lo remataría en "carbonizados".

P MPilaR dijo...

¡ahora sí lo sabemos, Sandra, a golpe certero de latidos que tan bien describes!

Besos

guille dijo...

porque somos fuego
capaces de carbonizarnos

si no dejamos que la llama sea gemido.

Estás tres lineas me parecen geniales.