jueves, 29 de mayo de 2014

SIN TIEMPO DE MESURA


Foto: Alin Ciortea





Me ardes inclemente.
Jugamos a ser pirómanos de los papales perdidos.
No violas más que el vino a la neurona
y te cebas en el almizcle y el almíbar.
Sin tiempo a la acción.
La reacción en duermevela se entrega al temblor entre tus manos,
sin dejar que lave la suciedad adherida al ceño y la costilla.
La tensión áspera como un membrillo;
en caída libre
se vierte en el reguero que me llueve.
Siguen tras los talones las herraduras oxidadas
pero la desesperación nos supera
y el ansia no sacia la embestida de los huracanes.
Somos dos mares furiosos.
Nos rugen las olas, y sus caracolas
susurran historias de tesoros escondidos.

7 comentarios:

elisa lichazul dijo...

puro arrebato pasional que entre dos se sucede!!!

es para atesorarlo y recordarlo cuando los años nos pesen y doblen

precioso, Sandra
besitos

TriniReina dijo...

Dos mares que unidos entran en la corriente del deseo y arden...

Pasional y apasionado.

Besos

María Socorro Luis dijo...

...y yo, en mi apacible universo me quedo con los tres úktimos versos, que me encantan.

Besos, cielo.

mailconraul dijo...

Apáticos violadores de tesoros violentados, todavía en la neurona escondidos de apatía. Nos rugen las olas y el puerto nos escupe su neurótica mirada.

Julito Chés dijo...

Debe ser hermoso escuchar esas historias que cuentan las caracolas. Serán poemas dignos de un gran vate.

Besos.

Joaquín Galán (Jerónimo) dijo...

Es un sinvivir este poema tuyo,una batalla campal en mares procelosos.
Ilustrativo el comienzo: "Me ardes inclemente..." y definitivo el final.

Un placer siempre.

Abrazos.

Francisco J. Ortega dijo...

Me gustó mucho este poema pasional, y me encantó el final, lleva implícito todo el poema en estos dos versos:

Nos rugen las olas, y sus caracolas
susurran historias de tesoros escondidos.

Besos y abrazos