domingo, 23 de noviembre de 2014

COMBUSTIÓN

 
Foto: Lilian Bassman
 
 

Tenemos una piel que combustiona
al contacto con el aire.
Tenemos una sangre rebelde que se suicida
en el aliento trémulo,
tras el gemido gutural y subyacente. 

Ven, yace en la paz de las llamas que te ofrezco,
se ofrenda para estas manos
que caminan en el ansia de la carne. 

Allí no hay conocimiento,
sólo experiencia,
sólo vértigo,
no hay ramaje ni enredadera,
sólo corteza…
una arena movediza que peina dunas,
un soplido que rueda sobre los poros,

y ceniza… tanta ceniza
y noche… tanta noche como hoguera.
 
Desvistamos esta mugre que nos cruje en los maizales.

 

8 comentarios:

Julito Chés dijo...

Tórrida invitación, a quien corresponda.

Feliz semana.

P MPilaR dijo...

*...y tanto tener, se perdió lo no esperado.
o hacía alarde de desempolvarse sofoquinas.
o aún había un plus, en mirando fijo***

besos

poemas lichazul dijo...

una invitación imposible de desestimar , de seguro el viajero encuentra en tu solaz mucho más que descanso pasajero

muakkkk
feliz semana Sandra

de barro y luz dijo...

La combustión espontánea no es un milagro, es la consecuencia del deseo de ser ceniza.


Bss

Julio dijo...


Piel que combustiona... y sentimientos que hierven. Te felicito, Sandra. Con un abrazo.
Salud.

miss desastres dijo...

tremenda y libre, rasgas

mailconraul dijo...

Me ha parecido ver ocas civilizadas, cisnes y pájaros dulces, cerca de una mujer salvaje cuyo temple y desnudez consuman la bestialidad del arte. Pero la naturaleza... La naturaleza parece una vieja casona nobiliaria. El refinamiento de los muebles es seducido por las formas vivas, ornamento de piel y plumaje, mobiliario del alma.

mailconraul dijo...

Hay algo de "hoguera" en los crujidos!!!